Viernes 15 de febrero de 2019.

El Gobierno de la República, día a día mejora sus indicadores de combate a la corrupción, mediante sus esfuerzos de elevar los estándares de integridad y ética, no solo en la administración pública, sino que en todos los ámbitos sociales, y bajo la convicción de que solo trabajando conjuntamente todos los actores de la sociedad, podrá lograrse.

Así lo manifestó este día, la titular por ley de la Secretaría de Coordinación General de Gobierno, Martha Doblado Andara, durante el acto de lanzamiento del “Programa de Integridad y Ética para la Administración Pública”, auspiciado por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, USAID, y el Tribunal Superior de Cuentas, TSC.

El evento, fue encabezado por el Director de USAID en Honduras, Fernando Cossich, el magistrado presidente del Tribunal Superior de Cuentas, Roy Pineda, y la Secretaria de Coordinación General de Gobierno, como representante del Poder Ejecutivo.

En sus palabras alusivas, Martha Doblado, expresó que el presidente Juan Orlando Hernández, constantemente expresa su decidida voluntad política para fortalecer los principios de integridad y ética, rigurosamente vinculados a las ideas, creencias y comportamiento, de las personas.

“El Poder Ejecutivo, ratifica su compromiso de trabajar en conjunto con el Tribunal Superior de Cuentas, a través de los Comité de Probidad y Ética, establecidos en las distintas instituciones públicas, figuras institucionales únicas en su clase en todo el continente americano, algo que nos llena de orgullo”, añadió la jefa del gabinete de gobierno.

Señaló que la cooperación internacional ya está efectuando su aporte para la implementación del Programa de Integridad y Ética Pública, a través del Programa de Transparencia Fiscal de USAID, el cual ha permitido la capacitación de 150 personas, representantes de instituciones de control, proveedores y compradores, sobre modificaciones a la Ley de Contratación del Estado y su Reglamento, así como la capacitación de 235 auditores internos del sector público en nuevas tendencias de auditoría gubernamental, entre otros logros.

“Este programa es un paso más y una invaluable oportunidad, que no debemos desaprovechar, para impulsar la transformación cultural, la consolidación de la ética y la integridad, como principales valores sociales de los servidores públicos, el sector privado y la ciudadanía en general”, concluyó la Secretaria de Coordinación General de Gobierno.