San Pedro Sula, 5 de marzo. 

Luego de conocer informes de la Fuerza de Seguridad Interinstitucional Nacional (Fusina) y planteamientos de los alcaldes de diferentes municipios del país, el presidente Juan Orlando Hernández pidió hoy en San Pedro Sula unir esfuerzos porque “los hondureños nunca debemos soltar el tema de la seguridad”.

También anunció que mañana presentará ante el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad los resultados consolidados de los avances y los retos a seguir para combatir las bandas delictivas.

Consideró que, pese a los avances que se logren, “los hondureños nunca debemos de soltar el tema de la seguridad, porque si no se puede volver a perder” lo alcanzado en los últimos años.

En el cierre de su gira por todo el país para conocer la situación en cada región, el mandatario se reunió hoy en la 105 Brigada en San Pedro Sula con miembros de Fusina, alcaldes, empresarios y sociedad civil de los departamentos de Cortés, Santa Bárbara y Yoro para evaluar los avances en materia de seguridad.

El gobernante recorrió varios departamentos, donde se ha encontrado con la petición de aumentar el número de elementos de la Policía Nacional, Policía Militar del Orden Público (PMOP), Fuerza Tigres y la Fuerza Nacional Anti Maras y Pandillas (FNAMP), para hacerle frente a las bandas delictivas que atemorizan a Honduras.

Luego de tener el diagnóstico de los entes de seguridad y conocer el clamor de alcaldes y sociedad civil del país, si es necesario se presentará ante el Congreso Nacional la petición del aumento de efectivos de seguridad.

Consolidación de números

Tras la reunión y en comparecencia de prensa, el presidente Hernández anunció que mañana se consolidarán los números obtenidos en todo el país y se presentarán ante el Consejo Nacional de Defensa.

Informó que ya solicitó audiencia a los presidentes del Poder Judicial, Rolando Argueta; del Poder Legislativo, Mauricio Oliva, y al fiscal general, Oscar Chinchilla, para presentarles el informe consolidado.

Seguidamente -añadió- se presentará el informe consolidado a la Asociación de Municipios de Honduras (Amhon) y posteriormente, si corresponde, ir al Congreso Nacional para pedir el aumento de elementos de seguridad para seguir combatiendo a las bandas delictivas.

“No podemos permitir que se descuide la seguridad ni un instante”, insistió el titular del Ejecutivo.

El gobernante expresó que hoy se terminó la evaluación de la labor de Fusina, cerrando un ciclo que deja resultados importantes.

“Sin duda en la región de Cortés, Santa Bárbara y Yoro hemos avanzado. Los resultados de avance son positivo”, agregó.

Detalló que “si nos vamos al sector occidental también los avances son importantes”.

El mandatario resaltó la labor de la PMOP, la Policía Nacional, la FNAMP y la Fuerza Tigres, pero también de los gobiernos locales, empresarios, iglesias y demás sectores de la sociedad.

Los avances

El titular del Ejecutivo resaltó que bajar de “90 muertes por cada 100.000 habitantes a menos de 40 no lo ha hecho cualquier país del mundo en tan poco tiempo”.

“Mal haría yo decirles que estar en 40 muertes por cada 100.000 habitantes es una cifra aceptable. No es aceptable”, añadió.

Pidió no acostumbrarse a que el nivel de violencia que el país ha vivido sea normal, porque “no es normal”, remarcó.

Recordó que en su reciente participación en la Organización de Estados Americanos (OEA) dijo que “tenemos que actualizar la manera de medir estos conflictos porque Honduras a raíz de este conflicto de la violencia ha perdido más de 67.000 vidas y nunca por otro fenómeno de la historia de la República se habían perdido tantas vidas como en la actualidad”.

“Hemos avanzado; sí hemos avanzado, pero no es suficiente”, señaló.

Por tanto -dijo- aquí solo hay dos opciones: “o dejamos las cosas como han venido, con el riesgo de que no consolidemos el proceso y más bien retrocedamos, o redoblamos esfuerzos”.

“Si redoblamos esfuerzos yo les garantizo que vamos a consolidar un país con niveles de seguridad de primer mundo, pero eso va a traer prosperidad”, enfatizó.

Consideró el mandatario que se tiene que hacer una recuperación social y allí tienen que colaborar las iglesias, los gobiernos locales y cada uno de los padres de familia en sus hogares.

“Tenemos todos que involucrarnos”, indicó y les solicitó a los sampedranos que no olviden que “aquí estaba una gran red transnacional (de criminalidad) y ustedes pagaron un alto precio por eso”.

Cambios en la infancia

El presidente Hernández advirtió que solo cambiando al ciudadano en su infancia se podrá tener “a un ciudadano respetuoso de la dignidad de otro ser humano”.

Lamentó que hay jóvenes que “se han convertido en máquinas de matar gente y no lo podemos ver como normal; no puede ser”.

Anunció que los organismos internacionales y el país tienen que trabajar en encasillar como corresponde este fenómeno que no es normal.

“Si no lo logramos encasillar, en el futuro tendremos las consecuencias”, señaló.