Tegucigalpa.-

Funcionarios de alto nivel y personal técnico especializado en planificación y gestión por resultados, de al menos una treintena de instituciones de gobierno, participaron en una jornada de dos días, que se llevó a cabo en el marco del taller técnico “Utilización del Índice de Pobreza  Multidimensional en la Formulación de Políticas Públicas”.

La actividad, se desarrolló en dos sesiones de trabajo. En la primera participaron el presidente de la República, Juan Orlando Hernández, la Primera Dama de la Nación, Ana García de Hernández; secretarios de Estado, asesores y técnicos de alto nivel.

En la segunda sesión de trabajo, que fue liderada por la Secretaria de Coordinación General de Gobierno, Martha Doblado Andara, participaron funcionarios y técnicos de mandos intermedios, con el propósito de sensibilizarlos sobre los alcances y ventajas de la utilización del nuevo instrumento de medición de la pobreza, en la formulación de políticas públicas, programas y proyectos, orientados a mejorar la calidad de vida de la población en general y de la niñez en particular.

El Índice de Pobreza Multidimensional, conocido como IPM, constituye una herramienta que permitirá mejorar la eficacia y efectividad de las políticas públicas, para reducir las brechas sociales entre grupos étnicos y territoriales.

Se sustenta en la metodología desarrollada por la Iniciativa de Reducción de la Pobreza y Desarrollo Humano, conocida como OPHI, por sus siglas en inglés, diseñada por la Universidad de Oxford, y actualmente adoptada por más de 100 países y está estrechamente vinculado con la denominada Agenda 2030 y de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, que impulsa la Organización de las Naciones Unidas, ONU.

En sus palabras de inauguración de la jornada de trabajo, Martha Doblado, en su condición de secretaria de coordinación general de gobierno, expresó que la actividad se vincula estrechamente con la convicción del mandatario en el sentido de que la reducción de la pobreza y la eliminación de la pobreza extrema, debe ser uno de los objetivos fundamentales de la actividad gubernamental, “sobre todo en lo referido a los efectos que este fenómeno induce en la niñez y población joven de nuestro país”.

Agregó que la implementación de estrategias para atacar el problema de la pobreza, demanda la movilización de grandes recursos económicos y que su utilización eficiente, es un requisito esencial para obtener el éxito buscado.

En ese sentido, los planificadores requieren de un instrumento que permita la caracterización apropiada y la medición pertinente de la incidencia de la pobreza, tanto en el ámbito rural y urbano, como en el territorial y según estratos poblacionales y esa necesidad es satisfecha por el Índice de Pobreza Multidimensional, puntualizó la funcionaria.