Comayagua, Comayagua.- En consonancia con el interés de proteger y conservar el patrimonio cultural y turístico del país, el Gobierno de la República, entregó este día a la municipalidad de Comayagua, el inmueble restaurado de lo que en su momento fuera la casa de habitación del ex presidente de la República, José Santos Guardiola, proyecto que requirió la inversión de poco más de 8.5 millones de lempiras.

La inversión y los trabajos de restauración fueron ejecutados por el Instituto de Desarrollo Comunitario, Agua y Saneamiento, IDECOAS, mediante un “Convenio para la Transferencia de Recursos”, suscrito entre la Secretaría de Educación y el IDECOAS, en cuya gestión tuvo un papel relevante el entonces, Secretario de Coordinación General de Gobierno, Jorge Ramón Hernández Alcerro, también considerado “hijo distinguido” de la ciudad de Comayagua, de la cual es originario, así como la Secretaría de Seguridad quien traspasó el inmueble a la Alcaldía de Comayagua.

El inmueble en referencia, hoy bautizado como “Casa Guardiola”, y que requirió una inversión de poco más de 8 millones, 561 mil lempiras, se ubica en el centro histórico de la ex capital de Honduras, fue construido en el año 1700, posee un estilo neoclásico con acabados artísticos en la parte superior de su fachada.

Sus pasillos y paredes fueron testigos silenciosos de las grandes decisiones que tomó el general José Santos Guardiola, ungido presidente de Honduras en 1856, y asesinado en 1862, a manos de su propia guardia presidencial, a pocas semanas de haber sido electo para un segundo período.

Al referirse a la obra, el ex Coordinador General de Gobierno, Jorge Ramón Hernández Alcerro, expresó su profunda satisfacción, como oriundo de la antañona ciudad, de haber contribuido mediante su gestión como funcionario público, a la restauración del importante inmueble.

Hernández Alcerro, señaló que la hoy “Casa Guardiola”, se presta para contar la historia de los comienzos del período republicano de Honduras, que se marca entre 1838 a 1880, que fue cuando se sentaron las bases para lo que hoy es el Estado de Honduras.

No obstante, puntualizó Hernández Alcerro, ese período histórico tiene páginas mucho más positivas que merecen recordarse, como por ejemplo la recuperación  de todo el territorio de La Mosquitia y del archipiélago de lo que hoy es el departamento de Islas de la Bahía, a través de un tratado bilateral con Gran Bretaña, que se firmó en 1859, y que hizo posible  que se recuperara esa parte del territorio nacional.

El edificio, propiedad del Estado de Honduras, por mucho tiempo fue relegado al total abandono, por lo que en los últimos años, debido a las lluvias y la falta de mantenimiento, se comenzó a derrumbar partes de la fachada, de las paredes internas y del techo e igualmente se observaba un avanzado deterioro de sus instalaciones sanitarias y eléctricas, por lo que su restauración llegó a tener carácter de urgencia.

Hoy el establecimiento viene a mejorar sustancialmente la imagen de la ciudad y se constituye en un atractivo turístico más del casco histórico de la antañona ex capital de Honduras.